EL KERYGMA Y LA PRIMERA EVANGELIZACION

EL KERYGMA Y LA PRIMERA EVANGELIZACION

Tema 1: La Evangelización Profética – Kerygma y Catequesis

Diversos aspectos de la Evangelización

La evangelización es una realidad amplia y compleja (EN n°17 Evangelii Nuntiandi ) y contiene varios elementos que es necesario distinguir. Puede presentarse la evangelización, en relación a la forma de presentar la Palabra de Dios, de la siguiente manera:

Evangelizacion es

PROFETICA : Palabra Proclamada. Anuncio verbal de la Buena Noticia

SACERDOTAL : Palabra Celebrada. La liturgia, memorial de la obra salvífica

REGIA :  Palabra Vivida. Instauración del Reino de Dios

Las tres áreas van íntimamente unidas. Son inseparables y se entrelazan entre sí, interactuando a lo largo de todo el proceso evangelizador. A lo largo de este tema, nos abocaremos a analizar el contenido de la evangelización profética que anuncia con palabras eficaces y testimonio de vida la obra salvífica realizada por Jesucristo.

Tanto el decreto Ad Gentes, como la exhortación Evangelii Nuntiandi, y la carta encíclica Redemptoris Missio, mencionan como los dos principales medios de la evangelización al testimonio cristiano, primera forma de evangelización (AG 11-12, EN 21, RM 42-43) y el anuncio explícito de Jesucristo  (RM 44-45, EN 22, AG 13-14)

Kerygma y Catequesis

Dentro de la Evangelización Profética (que, como ya dijimos, se desarrolla a lo largo de todo el proceso evangelizador), debemos distinguir claramente dos momentos sucesivos, que son complementarios e interdependientes:

Kerygma (del griego “proclamar, gritar”): Es el primer anuncio de  Jesucristo. El anuncio del kerygma no consiste en “informar” acerca de Jesucristo, sino que  apunta a un producir un encuentro personal con Cristo que motive un cambio de vida en la persona y que lleve a la conversión.

Catequesis (del griego “guardar, retener”): Es la enseñanza progresiva de la fe. La Catequesis sí consiste en informar acerca de los contenidos de la fe. Busca enseñar todo aquello que ayuda al crecimiento espiritual de los cristianos. Consiste en la enseñanza progresiva de la fe: dogma, moral, doctrina, Biblia, etc.

Son dos pasos consecutivos que se exigen mutuamente, entre los cuales existen profundas relaciones, pero al mismo tiempo lógicas diferencias que es preciso distinguir:

Etimologia  

KERYGMA es Proclamar, gritar   

CATEQUESIS es Guardar, retener

Concepto

 KERYGMA es Primer anuncio de la Buena Noticia  

CATEQUESIS Enseñanza progresiva de la fe

Objetivo

 KERYGMA  Nacer de nuevo  Tener Vida  

CATEQUESIS Crecer en Cristo

 

  KERYGMA CATEQUESIS
Agente Evangelizador:

testigo lleno del Espíritu Santo

Catequista:

maestro lleno del Espíritu Santo

Metas Encuentro personal con Jesús por la fe y la conversión

Proclamación de Jesús como Salvador y Señor

Encuentro con el cuerpo de Cristo, la comunidad

Santidad del pueblo de Dios

Respuesta Respuesta personal Respuesta comunitaria
Tiempo Hoy Desde hoy….

Algunas aclaraciones acerca de la relación entre kerygma y catequesis:

El kerygma es el disparador que inicia la evangelización y la catequesis prolonga el anuncio kerygmático. El kerygma es como un golpe de campana, la catequesis es el resonar que se extiende en  el tiempo y el espacio.

La catequesis no incluye, ni menos suplanta al kerygma, sino que lo supone. Si no existe previamente un kerygma profundo y que ha cumplido su objetivo de “nacer de nuevo”, todo lo que edifique la catequesis encima de él, será como construir sobre arena. 

Tema 2: El Kerygma de Jesús

Vamos a partir del kerygma original, que fue el que Jesucristo mismo anunció cuando vino a la tierra, para luego pasar por el kerygma que predicaron los apóstoles, para llegar por último al kerygma que debemos anunciar hoy nosotros, los misioneros del siglo XXI.

El contenido central del kerygma de Jesús es el Reino de Dios o Reino de los Cielos (Mc 1,14; Mt 4,23; Lc 4,43). A su inminencia, realidad y características, dedicará Jesucristo gran parte de su predicación.  Así mismo, Jesucristo es Mensajero y Mensaje. Él mismo es parte del kerygma que anuncia: es la puerta para entrar en ese Reino, camino que conduce a él, luz que ilumina el camino al Reino y alimento que da fuerzas para caminar. Es decir que el kerygma que anunció Jesús, contiene dos elementos centrales: El Reino de los Cielos, y él mismo.

a.- El Reino de los Cielos

Y ¿en qué consiste el Reino de los  Cielos? Jesucristo no da una definición de Reino de Dios, sino que lo manifiesta por medio de imágenes y parábolas, a través de las cuales da sus características. A continuación se presentan algunas de las características que Jesús manifiesta acerca del Reino de Dios:

  • El Reino de Dios es una realidad que ya está entre nosotros. (Lc 17,20-21)
  • No es como los reinos de este mundo (Jn 18,36).
  • Es un reino en el cual el rey no es un amo dominador, sino un Padre misericordioso que ama, espera, perdona, y se alegra cuando sus hijos vuelven a El. (Lc 15,11-32)
  • Es un reino en el cual sus miembros no son simples súbitos, sino una familia de hermanos, por ser hijos de un mismo Padre, cuyo distintivo y primer deber consiste en amarse unos a otros (Jn 13,34-35).
  • Es un reino en el que lo más importante no son las acciones que se realizan sino la intención de corazón, por ello la viuda que ofrece todo lo que tiene, da mucho más que los ricos que dan cuantiosas ofrendas para que todos los vean (Lc 21,1-4).
  • El pecado es el principal obstáculo para entrar al Reino. En varias ocasiones, Jesús dice expresamente que los pecadores no entrarán en el Reino (Mc 9,47; Ef 5,5; Gal 5,19-21; 1Cor 6,9-10). También hace referencia a que las riquezas pueden ser un obstáculo para entrar al Reino (Mc 10,23-27)
  • Para poder entrar al Reino, es preciso convertirse y creer en el Evangelio (Mc 1,15)
  • Para poder entrar al Reino, es también preciso nacer de lo alto, es decir, recibir el Espíritu Santo (Jn 3,1-3)
  • En el mundo conviven buenos y malos. Lo bueno de este mundo forma el Reino de Dios. Al final, Dios retirará a los buenos y los llevará junto a El. Este es el mensaje de la parábola de la cizaña. (Mt 13,24-30)
  • Cuando uno encuentra el Reino de Dios, debe dejarlo todo por El. Este es el mensaje de las parábolas del tesoro (Mt 13,44) y la perla (Mt 13,45).
  • El Reino de los Cielos es para toda la humanidad: “Y os digo que vendrán muchos desde oriente y occidente y se pondrán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob en el Reino de los Cielos” (Mt 8,11)
  • El reino es un regalo ofrecido gratuitamente por Dios a los hombres. Todos están invitados a formar parte de este Reino, pero es preciso aceptar la invitación y entrar en El (Mt 20,1-16;22,2-10)
  • Los que somos parte del Reino de Dios debemos transformar al mundo. Este es el mensaje de la parábola de la levadura. (Mt 13,33)
  • El Reino de Dios es una realidad que crece de a poquito pero que llegará a ser grande. Este es el mensaje de la parábola del grano de mostaza. (Mt 13,31-32)
  • Por ello, la buena noticia del Reino debe ser anunciada al mundo y de esta manera, el Reino se hará realidad en medio de nosotros (Lc 9,2; He 1,6-8).

b.- Jesucristo y el Reino de los Cielos

Jesucristo está íntimamente unido a la realidad del Reino de los Cielos

  • Es la puerta para entrar en ese Reino (Jn 10,9)
  • Es el camino que nos conduce al Reino, que nos lleva a por el camino de la Verdad y nos da Vida. (Jn 14,6)
  • Es la luz que nos ilumina en el camino hacia el Reino (Jn 8,12).
  • Es el alimento que nos da fuerza en nuestro caminar y nos asegura la entrada al Reino (Jn 6,51).
  • Es la resurrección y la vida. Es preciso creer en El para tener vida eterna en el Reino (Jn 11,25)
  • Es el buen pastor que da la vida para que nosotros, sus ovejas, seamos merecedores del Reino (Jn 10,11)
  • Es la Vid a la cual nosotros, como sarmientos, debemos permanecer unidos para poder dar frutos en el Reino (Jn 15,5)

Tema 3: El Kerygma de los Apóstoles

Así como la predicación de Jesús se centraba en la salvación hecha presente en el Reino, la proclamación de los apóstoles se centró en Jesús mismo, como presencia salvífica de Dios. El Reino se personifica en Jesús. Jesús, predicador de Galilea, pasó a ser Jesús predicado hasta los confines de la tierra. Jesús, evangelizador se transformó en Jesús Evangelio.

 

    JESÚS
Su nombre resume su misión. Jesús significa “Yavéh salva”

Hombre: inicialmente se proclamaba a Jesús verdadero hombre

De Nazaret: enmarcado en la geografía humana

Descendiente de David: enmarcado en la historia humana

Ungido con el Espíritu Santo: característica fundamental e Jesús.

Profeta: no es un teólogo ni un maestro profesional, sino un carismático inspirado por Dios.

Poderoso en obras y palabras: resume su acción poderosa y palabra eficaz.

MUERTO  

 

En la cruz: escándalo para los judíos y locura para los gentiles.

Padeció: el dolor de su pasión lo identifica con el Siervo de Yavéh

Fue sepultado: estuvo verdaderamente muerto y fue tratado como un muerto.

Según designio de Dios: en El se cumplieron las Escrituras!!!

Por nuestros pecados: Este es el sentido de su muerte: murió por nosotros!

RESUCITADO  

 

Fue resucitado por Dios .Jesús no resucitó.

Al tercer día: lapso de tiempo.

Se apareció a los testigos: que dan fe de que este hecho es cierto.

Para bendición: fue resucitado para nosotros, para apartarnos del mal.

GLORIFICADO  

 

Salvador: El nos libra del pecado, de sus causas  y sus consecuencias.

Señor: El es dueño de todo lo que existe, el es Dios!!!

Mesías:  El es el ungido por el Espíritu Santo y quien nos da el Espíritu Santo.

Para conversión  y perdón de los pecados.

Tema 4: El Kerygma de la Iglesia del siglo XXI

Presentación actual del kerygma

Hoy, la Iglesia continúa predicando el mismo kerygma de Jesús y el de los apóstoles, puesto que “Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre” (Heb 13,8), pero debe ser presentado de una manera que atienda a las realidades y necesidades actuales.

No basta con anunciar al hombre de hoy: “Jesucristo es el hijo de Dios y vino al mundo para salvarnos”. Si bien para nosotros, que ya somos cristianos, esta frase contiene todo el kerygma, no ocurre lo mismo con un no creyente.  A alguien que nunca ha oído hablar de Dios, se le plantearán varios interrogantes. Tal vez se preguntará ¿Y quién o qué es Dios? ¿Cómo vino al mundo? ¿Se apareció en el cielo en medio de rayos y truenos? ¿Para salvarnos de qué? ¿Y por qué? Si de todos modos ya nos salvó ¿para qué me interesa saber esto?

Es preciso, entonces, conjugar el Plan de Salvación de Dios (Creación – Pecado – Salvación en Jesucristo) que para los judíos de los tiempos apostólicos era ya sabido, con el kerygma apostólico para brindar un kerygma completo y entendible.  

De esta manera, los temas se entrelazan entre sí estableciendo un diálogo entre evangelizador y evangelizado, que puede expresarse como sigue:

EVANGELIZADOR

(anuncia, responde)

EVANGELIZADO

(pregunta)

¡Dios te ama! Pero ¿por qué no lo experimento?
Porque eres pecador necesitado de salvación ¿Qué puedo hacer entonces? ¿Cuál es la solución?
¡Jesús ya te ha salvado! ¿Y cómo hago mía esta salvación?
Cree y conviértete proclamando a Jesucristo como Salvador y Señor. ¿Cómo podré hacer esto?
Pide y recibe el don del Espíritu Santo ¿Y ahora cómo continúo creciendo?
Persevera con Jesús en la comunidad cristiana (la Iglesia)  

Por lo tanto, el primer anuncio no es un monólogo, un discurso, una clase, sino que es un diálogo continuo entre el evangelizador y el evangelizado, en el que el primero debe tener la astucia y la pedagogía suficiente como para ir suscitando en el evangelizado las actitudes necesarias que lo muevan a hacerse las preguntas  que darán pie a continuar el diálogo/proceso evangelizador.

Tema 5: Contenido de la Evangelización según Evangelii Nuntiandi  (EN)

La exhortación apostólica Evangelii Nuntiandi, dedica un capítulo entero al Contenido de la Evangelización. En el primer artículo de este capítulo, afirma que “en el mensaje que anuncia la Iglesia hay ciertamente muchos elementos secundarios, cuya presentación depende en gran parte de los cambios de circunstancias. Tales elementos cambian también. Pero hay un contenido esencial, una substancia viva, que no se puede modificar ni pasar por alto sin desnaturalizar gravemente la evangelización misma”. (EN 25)

Y a continuación describe los elementos que considera esenciales al contenido de la evangelización, que son los siguientes:

Un testimonio de amor al Padre: “evangelizar es, ante todo, dar testimonio, de una manera sencilla y directa, de Dios revelado por Jesucristo mediante el Espíritu Santo. Testimoniar que ha amado al mundo en su Verbo Encarnado, ha dado a todas las cosas el ser y ha llamado a los hombres a la vida eterna. (…) Para el hombre el Creador no es un poder anónimo y lejano: es Padre” (EN 26)

Centrado en la salvación de Jesucristo: “La evangelización también debe contener siempre -como base, centro y a la vez culmen de su dinamismo- una clara proclamación de que en Jesucristo, Hijo de Dios hecho hombre, muerto y resucitado, se ofrece la salvación a todos los hombres, como don de la gracia y de la misericordia de Dios” (EN 27)

Bajo el signo de la esperanza: “La evangelización no puede por menos de incluir el anuncio profético de un más allá, vocación profunda y definitiva del hombre, (…) más allá del tiempo y de la historia, más allá de la realidad de ese mundo, cuya dimensión oculta se manifestará un día (…) y nos será revelado en la vida futura. La evangelización comprende además la predicación de la esperanza en las promesas hechas por Dios mediante la nueva alianza en Jesucristo; la predicación del amor de Dios para con nosotros…”. (EN 28).

Ejercicio

Podemos clasificar a los textos del Nuevo Testamento en tres grupos:

1) Textos Kerygmáticos. Por ej: “Dios envió al mundo a su Hijo único para que vivamos por medio de El” (1Jn 4,9b) es kerygmático, porque anuncia que el Padre envió a Jesucristo para que nosotros tuviéramos vida.

2) Textos Catequéticos. Por ej: “Mujeres, amen a sus maridos […] Hijos, obedezcan a sus padres” (Col 3,18-21) es catequético porque se dan recomendaciones prácticas a la familia ya evangelizada.

3) Textos Kerigmático-Catequéticos: “Como el Padre me amó, yo también los he amado. Permanezcan en mi amor” (Jn 15,9) es kerygmático-catequético, porque anuncia el amor que Cristo nos tiene, pero también da una recomendación de permanecer en su amor.

 A modo de ejercicio, seleccionar algunas de las siguientes citas y clasificarlas según la clasificación anterior:

Mc 8,27-30 Lc 6,27-31 Mt 4,23 Rom 10,9-10 He 8,4-8 Lc 6,36
Jn 20,24-28 Mt 5,1-11 Lc  10,17-20 He 8,35 Ef 4,1-6 Ef 5,31
Jn 3.1-8 Mt 5,21-26 Lc 11,27-28 Ef 2,4-8 Mt 7,21-27 1Tim 5,1-2
Jn 4,41-42 Lc 6,20-23 Jn 15,9 He 8,40 Ef 1,3-5 Ef 4,31
Jn 20,31 Lc 6,24-26 Jn 15,16 He 11,20-21 Heb 6,1-3 Jn 21,18
Jn 3,18 Mt 15,10-20 Jn 21,17-18 Jn 12,46 Mt 11,28-30 Mt 18,15-18
He 14,1 He 11,23 Rom 8,29-30 Col 3,1-4 Rom 12,6-8 Mt 16,13-19

 

Bibliografía:

Texto tomado del libro “Como Evangelizar a los Bautizados”, José H. Prado Flores

Exhortación Apostólica “Evangelii Nuntiandi”, Pablo VI, 1976

 

JOIN OUR NEWSLETTER
I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
¿Quiere estar siempre al día? Ingrese su nombre y correo
We hate spam. Your email address will not be sold or shared with anyone else.

Su comentario